Vino Albariño ¿cómo maridarlo?
13 Jul

Vino Albariño ¿cómo maridarlo?

Estos deliciosos vinos gallegos, que poseen un exquisito sabor suave y afrutado, acompañado por un aroma innegable a frutas maduras, son tu mejor opción a la hora de elegir un vino blanco de excelente calidad, gracias a que resulta el acompañante perfecto para una serie de platillos.
Sin embargo, es importante entender que el maridaje puede ser comparado con una ciencia, que requiere miles de ensayos, errores y aciertos para conseguir la combinación perfecta. Pero descuida, para que te resulte mucho más sencilla la faena, aquí encontrarás las mejores formas de maridar el vino Albariño.

Prueba estas opciones y elige tu favorita

Da un vistazo a los cinco platillos perfectos para acompañar un buen ejemplar del vino más famoso de Galicia:

Pulpo a la gallega: un platillo típico de las tierras gallegas, que puedes acompañar con vino Albariño siempre y cuando la preparación no incluya pimientos ácidos, que pueden opacar gran parte del cuerpo de este ligero licor.
Tempura japonesa de verduras: si quieres lograr un contraste único entre la cultura nipona y la costumbre ibéricas, puedes optar por esta receta llena de matices salados, que junto a la frescura del vino blanco.
Sushi de salmón: posiblemente este es una de las preparaciones más difíciles de maridar, por lo que no es de extrañar que una buena botella de vino Albariño sea siempre la alternativa preferida. Esto se debe a que los sencillos sabores del arroz, así como los grasos tonos del salmón, explotan en el paladar gracias a los dejos secos y frutales de este vino.
Jamón ibérico: si bien las carnes suelen ser acompañadas por vinos tintos, en este caso es válido inclinarse por los blancos, puesto que el sabor de este jamón es delicado y algo dulce. Si a esto se le sumas el gusto ligero y afrutado de este vino gallego, encontrarás una fusión inmejorable para pasar las soleadas tardes de verano.
Salmón ahumado: aunque te parezca un poco extraño, estos vinos tienen un dejo dulce que se acopla magistralmente con los ahumados, más aún si tomas en cuenta el gusto salado y graso que posee este tipo de pescado.

Por último, si deseas crear tus propias fusiones es importante que sepas que los vinos Albariño no deben ser acompañados por platillos demasiado especiados o excesivamente elaborados, porque su sabor prácticamente pasará desapercibido.
Asimismo, tampoco es buena idea combinarlos con recetas demasiado dulces o con fuerte presencia de frutas, puesto que solo conseguirás solapar el sabor de ambas cosas y perderte en una degustación sumamente compleja y aromática.