Comprar vino online: Métodos de conservación del vino
8 Jun

Comprar vino online: Métodos de conservación del vino

Para los amantes del vino no hay nada mejor que disfrutar de cosechas emblemáticas y denominaciones de origen de excelente calidad. Eso es justo lo que obtienes al comprar vino online de las Bodegas Villanueva: una tradición centenaria a tu alcance. Por eso, hoy queremos compartir contigo algunos métodos de conservación del vino que te serán muy útiles.
Consejos para la conservación del vino
Cuidado con los cambios de temperatura
Aunque todos aquellos que disfrutamos del fruto de la vid quisiéramos contar con una bodega o un sótano, eso no siempre es posible. Para esos casos, lo que debes tener en cuenta es que la temperatura es fundamental. Sin importar la variedad o el lugar, debe conservarse entre los 11 y 16° C.

El vino es muy susceptible a los cambios bruscos de temperatura, por eso debes habilitar un espacio en el que puedas controlar las variaciones de calor y frío. Lo ideal siempre es que puedas tener tus botellas en un clima constante que no presente demasiadas fluctuaciones.

Evita la luz solar y humedad.

Otro factor preponderante para un almacenamiento adecuado tiene que ver con la exposición a la luz solar. Si cuentas con un sótano, perfecto. En caso de que no sea así, una nevera para vinos o un trastero pueden ser esa solución que tanto necesitas.

Recuerda que la luz, además de generar calor, tiende a oxidar los componentes del vino, alterando tanto su sabor como su color. Para conservar todas sus propiedades organolépticas, la oscuridad es esencial, al igual que mantenerlo alejado de otros olores.

Lo mismo sucede con la humedad, que debe oscilar entre 60 y 80%, para evitar las variaciones indeseadas. El exceso de agua genera la formación de hongos y bacterias, mientras que la falta de ella altera la composición del vino porque el corcho se seca y hay contacto con el aire.

Cuida la posición en que lo guardas

La posición de la botella antes de abrirla debe ser horizontal o inclinada, para que el corcho no se reseque y el caldo no se oxide. Una vez abierta, puedes consumirla toda sin preocupaciones. En caso de que guardes la mitad para después, debe permanecer vertical tapada o abierta en la nevera.